2018, balance y perspectivas

Bueno, así de tajante, el año 2018 me resultó bueno, y a los míos en general: comenzando por la salud: más allá de algún conato post-resaca, nada que decir. El trabajo: alto y estable me sigue dando un respiro, en una de las preocupaciones recurrente por estos mundos. Y en lo material ¡Bueno!, en lo material he logrado un nivel de vida dignamente modesto. De cambiarles el status a algunas cosas, entre ellas, a la casa. Sí, porque, aunque dicen que: “…venimos desnudos, y nos vamos sin nada.” Haré lo que pueda para no dejar a los que se me quedan “en cuero” ¡Además!, yo no tengo las posibilidades que tuvo el Guerrillero, sí, el que fue de todo, menos heroico; como para no dejarle nada material… ¡Claro, sí vendiera pulóveres y llaveritos!, serian otros veinte pesos. Hablando de pesos: también fui a Cuba, luego de casi una década y me encontré a los míos bien; a muchos a quienes quiero, bien y a una pila que debían estar muertos, mejores aún. Visité varios lugares interesantes de Beirut y Alepo (todos en La Habana) y constaté que la Obra de la Revolución está consumada –o al menos, hasta que descubran algo más que destruir.-

¡Coño!, que se me olvidaba: llegué a mis sesenta primaveras; aunque, como siempre: en agosto, en el pedazo más recalcitrante del verano ¡pero no menos meritorio!

Pero como no todo es felicidad en este mundo de desgracias; ahora nos toca el ’19 y la ensarta de metas y propósitos:

Mientras algunos amanecen agradecidos del Creador –o del tal Amén ese, ¡que no se pierde una!- por un día más de vida. Y que es valedero !que conste! Yo seguiré con el método que me ha dado resultado hasta ahora: cada día, me frotaré las manos y le diré al “más chiquito de María Emilia” –que soy yo- “vamos a gastarnos estás 24 horas que nos quedan.” Y hablando de pedir y agradecimientos, Nada que hacer:  o cambió el número o le cerraron la cuenta; porque cómo sino. De la pila de veces que le he pedido al Señor: salud, dinero y amor; no me ha mandado ni una –y juenguensela, que la gente del correo son seria- y no me ha quedado más remedio que: cuidarme; hacer “overtaim” e hilar fino.

En este año que pasó, bajo la gravedad del juramente: me declaré “temba” con mis 60 en las costillas; pero el titulo me llegará pronto: me lo traerá la nieta, que ya viene pidiendo pista. Pero para ello, solo queda un detallito por ultimar: el nombre. Serán o no pamplinas; pero el padre y la madre no pueden ser menos que esas artistas y cantantes famosos que le arremangan cada nombre a los hijos del carajo pa’lante: Aisha; Tanit; Indivar -bueno Indivar suena a empresa o algo así-  ¿qué te parece, Ehud? “Ehudsita, bajate de ahí que te vas a caer ¡no suena tan mal ná! ¿Y este: Neferet? Sólo que hay que ponerle segundo nombre para que te hagan caso: Neferet María, termina de hacer la tarea… ¿Eider?, no, ese suena a pomada o crema depiladora. Bueno, como sea: que venga pronto y me traiga el puñetero título.

Y para todo el mundo y sus alrededores: felicidades y que valga la pena vivir este 2019. Al menos sigue siendo Mi manera de ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *