Una apuesta a mis pareceres.

De las pretensiones ni yo mismo las tengo del todo claras, aunque quisiera que mis opiniones hallaran asidero en otros y con ello el consuelo de no parecer un bicho raro por lo que creo y pienso. Pero sí tengo muy claro que quiero decir mis cosas, que a fin de cuentas han de ser seguramente las mismas cosas de todos y ojalá que el empeño no se troque en un templo de intolerancia, en un nicho de resentimientos o en hálito enajenado del mundo ideal. Y siempre teniendo en cuenta que: Mi manera de ver y mis pareceres, comparten pupitre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *